Sistemas de siembra

Icono IDevice Pueden ser en almácigos o de asiento

Almácigos: Son lugares de crecimiento provisorios para que las plantas logren un mayor vigor en su fase inicial. Para ello es necesario preparar el lugar y la tierra.

Lugar: 1) Debe estar al resguardo; 2) Ser de fácil vigilancia y 3) Contar con disponibilidad de agua abundante.
Tierra: Deberá ser rica, con buen drenaje. El almacigo puede hacerse en canteros especialmente levantados o en cajones; también suele hacerse, a lo largo, en un surco al abrigo de una empalizada o un resguardo cualquiera.
Conviene preparar la tierra: Una mezcla aceptable es terciar la tierra con arena y abono (1/3 de tierra, 1/3 de arena y 1/3 de abono). Mezclar bien los tres elementos hasta obtener una tierra pareja y suelta.
Ventajas de la siembra en almácigos: 1) Puede atenderse mejor; 2) Se necesita menor cantidad de semillas y 3) Se puede distribuir mejor la semilla.
Observaciones: Al hacer el almácigo además de tenerse en cuenta la tierra y el lugar es necesario saber si la hortaliza se puede trasplantar. Son de fácil trasplante: lechuga, acelga, coliflor, repollo, tomate, boniato, requieren cuidados en el trasplante: cebolla, puerro, zanahoria, morrón y no deben trasplantarse: maíz, poroto, arveja, zapallo, melón, habas. Los almácigos necesitan riego de lluvia fina. y tener un ambiente húmedo.

Trasplante: Consiste en mudar del almácigo las plantitas al lugar definitivo de crecimiento, hasta su cosecha. Requiere algunas precauciones antes y después de sacar las plantitas. Se debe regar el almácigo unas horas antes de arrancar las plantas, de mañana o de tardecita es el mejor momento para trasplantar. Existen dos modos de trasplante: a raíz cubierta que es cuando se saca la plantita junto con la tierra que la rodea se usa cuando la planta ya es bastante grande y a raíz desnuda que es solo la plantita con la raíz, esta última es la más común.
Una vez arrancadas las plantitas es conveniente proceder al embarrado (agua y tierra) para que no se sequen, además cubrirlas mientras no se trasplantan con una bolsa de arpillera mojada.
Se supone que ya de antemano hemos preparado los canteros,para efectuar el trasplante.
Para replantar se hace un hoyo con el plantador, se coloca en él la planta y con el mismo plantador se le arrima tierra de modo de apretar las raíces. También el plantador servirá para medir la distancia entre planta y planta. Después del trasplante conviene regar los surcos y por capilaridad se humedecen las raíces.


Icono de iDevice Actividad de Espacios en Blanco
Deben leer el párrafo y escribir las palabras que faltan. En la parte de arriba tienens el párrafo completo.

El trasplante

Consiste en del almácigo las plantitas al lugar definitivo de crecimiento, hasta su . Requiere algunas precauciones antes y después de sacar las plantitas. Se debe el almácigo unas horas antes de arrancar las plantas, de mañana o de tardecita es el mejor momento para trasplantar. Existen dos modos de trasplante: a raíz que es cuando se saca la plantita junto con la tierra que la rodea se usa cuando la planta ya es bastante y a raíz que es solo la plantita con la raíz, esta última es la más común.
Una vez arrancadas las plantitas es conveniente proceder al (agua y tierra) para que no se sequen, además cubrirlas mientras no se trasplantan con una bolsa de arpillera mojada.
Se supone que ya de antemano hemos preparado los canteros, para efectuar el trasplante.
Para replantar se hace un hoyo con el , se coloca en él la planta y con el mismo plantador se le arrima tierra de modo de apretar las raíces. También el plantador servirá para medir la distancia entre planta y planta. Después del trasplante regar los surcos y por capilaridad se humedecen las raíces.

  

Este artículo está licenciado bajo Creative Commons Attribution Non-commercial 3.0 License