Labores culturales

Icono IDevice Cuidados permanentes de la huerta

Son los trabajos que requiere el cultivo desde su siembra hasta su cosecha. Algunos de estos trabajos son comunes a todas las plantas, otros son especiales de cada especie.

Descortezado. — Por efecto de la lluvia o el riego, el suelo se puede endurecer. Para romper esa corteza así formada, pasar suavemente rastrillo.

Control de malezas. — Es necesario eliminarlas por distintos procedimientos: mecánicos y químicos. Mecánicos, con carpidas que cumplen la doble función de quitar las malezas, dejar la tierra suelta y airear. Las carpidas se hacen con escardillo o con azada.
Los procedimientos químicos se hacen con productos químicos ma-tayuyos o herbicidas. Es necesario conocer muy bien estos productos, su acción sobre las plantas y los riesgos que podrían traer durante los días de su acción. Consultar un técnico.

Riego. — Es una de las tareas que más benefician los cultivos y les facilitan crecimiento . Puede usarse la regadera o la manga. La cantidad de agua depende de la estación y del cultivo.
A veces es conveniente regar por infiltración. Se hacen surcos a lo largo del cantero y se llena el surco de agua. Este procedimiento exige que los canteros sean más angostos para facilitar la absorción del agua.

Aporque. — Es la operación que permite cubrir con tierra las raíces adventicias de algunas plantas como el maíz. También se realiza para facilitar el riego, ej.: tomate, papa, frutilla, etc. Puede hacerse con carpidas y escardilladas. En extensiones mayores se utiliza el arado aporeador.

Raleo. — Consiste en entresacar algunas plantitas cuando la siembra ha sido muy densa. Es conveniente regar primero para no dañar las plantas vecinas; suele hacerse a mano o con azada.

Blanqueo. — Se utiliza en algunas hortalizas para que la luz del sol no llegue a algunas partes de la planta, por ej.: tallos, flores, etc. Para ello se cubre dicha parte con tierra o con arpillera, como por ejemplo los tallos del apio o espárrago. También se pueden atar las hojas exteriores para proteger la flor como en el caso de la coliflor.

Tutorado. — Esta labor facilita el crecimiento de los frutos, evita que toquen el suelo y facilita la cosecha. Consiste en colocar tutores. Hay diversos modos de tutorar de acuerdo al tipo de hortaliza.
En algunas especies que tienen zarcillos, arveja, etc. no es necesario atar la planta al tutor. Se coloca un tutor al lado de cada planta.


Icono de IDevice de pregunta Pregunta de Elección Múltiple
¿Cómo se llama a la actividad de arrimar tierra a las raíces?
  
Raleo
Aporque
Carpida

Cuando la siembra ha sido muy densa se debe realizar una tarea que se denomina:
  
Raleo
Descortezado
Aporque

Este artículo está licenciado bajo Creative Commons Attribution Non-commercial 3.0 License